Otro elemento a tener en cuenta para conseguir un buen aislamiento térmico son las persianas, ya que todo el aislamiento que hemos podido conseguir mediante las ventanas y cristales puede perderse por una mala elección de persiana.

En las persianas, deberemos de tener en cuenta los siguientes elementos:

El cajón: El cajón monoblock de PVC revestido con aislante y poliespán en la cara interna ofrece una completa estanqueidad al aire. Los teteros metálicos con rodamientos, nos permiten una gran facilidad para accionar la persiana y un sencillo sistema para desmontar el tape en caso de que haya que efectuarse alguna reparación. Si ademas optamos por un mecanismo automatizado, eliminaremos también la ranura para el paso de cuerda.

Las lamas: Fabricadas con espuma de alta densidad, las lamas de aluminio térmico 45 presentan un espesor de 9,5mm. y se pueden fabricar en una amplia gama de colores. Son impermeables al agua, resisten el viento y posibilitan la regulación de la entrada de sol y se sirven con un sistema de cosido que evita el deslizamiento.

Las guías: Al instalar una ventana de aluminio con puente térmico, es fundamental que también la guía de la persiana sea de rotura, porque sino perderemos parte del aislamiento. Se sirve con doble junta para evitar el sonido provocado por el viento. También es muy importante sellar el cajetín de la persiana que va embutido en la guía, para que una vez instalada la ventana con la persiana, no nos entre el aire. Este es uno de los mayores problemas que nos plantean nuestros clientes que han comprado pisos con las ventanas cambiadas. También existe la posibilidad de colocar guías con prolongación para instalar mosquiteras.