Autor: Manolo Castelló


Desde hace tiempo venimos observando en nuestro sector, el curioso fenómeno de las Carpinterías de Aluminio y PVC, o empresas de Reformas (que también venden ventanas) que abren sus puertas, y pasado un breve periodo de tiempo, cierran sus puertas y cuelgan el cartel de “Se alquila Local”.

No es nuestra intención criticar a la persona que decide emprender un negocio nuevo, y con toda la ilusión del mundo, sea por la razón que fuere: se ha quedado en el paro, es el sueño de su vida, o lo hace como inversión… decide abrir una tienda de Ventanas como quién abre un Bar siendo neófito en hostelería. Desde aquí nuestro apoyo a todos los emprendedores que tienen el valor de sumergirse en el “desagradecido y misterioso mundo del Autónomo”.

Sin embargo, montar una tienda de ventanas sin saber mucho del negocio, puede ser una auténtica catástrofe para todos los clientes que compren sus ventanas en este tipo de tiendas.

¿Qué sucede cuando una persona ha comprado sus ventanas y tiene un problema de aislamiento, o no ajustan correctamente, y el sitio donde las has comprado ya ha cerrado? Lamentablemente, la respuesta es que poco se puede hacer. Seguramente nadie será capaz de corregir unos errores que provienen ya de la elección de la ventana, del montaje, o de un mal ajuste o sellado de las ventanas.

Desde Ventanas Castelló aconsejamos siempre informarse bien antes de decidirse por un presupuesto de ventanas, incluso recomendamos pedir varios presupuestos y comparar.

«Creemos que la experiencia es un grado en cualquier faceta de la vida. Y en un oficio tan complicado como es el mundo de la Ventana, no puede ser de otra manera.»

Saber que una empresa como Ventanas Castelló cuenta con 60 años de experiencia en el sector, creemos que es motivo suficiente para ganarnos la confianza del cliente, y de que va a quedar satisfecho con el trabajo que vamos a realizar en su casa (el lugar más importante de cualquier persona).

Empezando por el dependiente de cualquiera de nuestras dos tiendas, que le recomendará la ventana más adecuada a sus necesidades, pasando por el responsable de las mediciones y de que todo se desarrolle correctamente, y terminando con unos operarios completamente formados y preparados, que harán más grato el momento del montaje, somos conscientes de que nuestro objetivo es cumplir otros 60 años ganándonos la confianza de nuevos clientes.