El Teatro Romano de Caesaraugusta, declarado de Bien de Interés Cultural el 8 de Octubre de 2001, es un teatro de la época romana construido en la primera mitad del siglo I d.C. Se empezó a construir en la época de Tiberio (14-37 d.C.) y terminado en la época de Claudio (41-54 d.C.).
Con unos 7.000 m2, sus 106 metros de diámetro le permitían albergar a unos 6.000 espectadores, por lo que fue uno de los más grandes de la Hispania. Además, por aquel entonces la ciudad contaba con unos 18.000 habitantes, lo que nos señala la importancia que tuvieron los espectáculos en aquella época.

En el siglo III empezó su decadencia, momento en el que sus piedras se tomaron para recrecer las murallas y otras edificaciones.
Sus materiales no sólo fueron reaprovechados esos fines, sino que siglos después, el resto de materiales que todavía quedaban, también fueron reutilizados por diversas culturas que se asentaron en la ciudad, como cimientos de viviendas islámicas, cristianas y judías, e incluso aparecen restos de una necrópolis visigótica, quedando sólo en la actualidad el hormigón romano de la estructura que se puede ver actualmente.

Su estructura, formada por anillos concéntricos reforzados por muros radiales, está construida en aglomerado de hormigón de cal y canto y recubierta con placas de piedra caliza. Al no apoyar su graderío en ninguna colina, al contrario que otros teatros que usaron los desniveles en el terreno, se creó un sistema de galerías abovedadas que permite la circulación interior.
Destaca por ser el único teatro hispanorromano con una fosa bajo el escenario que permitía el acceso de los actores en ciertos momentos de la obra y conserva buena parte de sus estructuras, como la cavea, la orchestra, el balteus, hyposcenium, la cripta y los espacios entre los muros radiales de la cavea.

La fachada fue decorada con sillares de opus quadratum, presentando una altura al exterior de tres pisos y veintidós metros. Poseía un singular acceso independiente desde la puerta central de la fachada hasta la orchestra de trazado perpendicular a las tablas o scena y que recorría como un eje el teatro para uso de las autoridades, que accedían así directamente a los escaños reservados a ellos en el semicírculo orquestal. Este exclusivo acceso se puede observar también en los teatros de Turín o Minturno y puede deberse a la variedad de espectáculos, no sólo dramáticos, que se celebraban en él.

Con el tiempo acabó por estar cubierto por otras edificaciones hasta la década de los años setenta del siglo pasado, en que excavaciones y el aviso de un vecino que alertó a la prensa de la existencia de restos arqueológicos, lo sacaron de nuevo a la luz.
Tras su redescubrimento, ha sido acondicionado para ser visitado, albergando un museo inaugurado en 2003, que muestra y explica los hallazgos arqueológicos descubiertos.

Actualmente se puede visitar en el marco del Museo del Teatro de Cesaraugusta y a través de unas pasarelas los visitantes pueden contemplar los restos de las gradas y el escenario que han sido protegidos por una gran cubierta traslúcida.
Junto a los restos arqueológicos se ha rehabilitado un edificio, para albergar el Centro de Interpretación en el que se introduce al visitante a la historia del teatro y a los géneros dramáticos, vida social y política de la época.

 

Localización:
Dirección: c/ San Jorge, 12 – Zaragoza
Teléfono: 976 726 075
Horario de apertura:
Lunes: -cerrado-
Martes a Sábado: 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00
Domingos y festivos: 10:00 a 14:30

 

Fuente:
Teatro Romano de Zaragoza – Teatro Romano de Zaragoza en la Wikipedia
Museos de Zaragoza – Ayuntamiento de Zaragoza
Teatro Romano de Zaragoza – Patrimonio Cultural de Aragón – Diputación General de Aragón

 

Fotografía:
Wikimedia – Vomitorio teatro romano de Cesaraugusta