La eficiencia energética de las viviendas se está convirtiendo en una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una vivienda. De toda formas, si compramos una vivienda de segunda mano, o vivimos en una casa antigua, o incluso si es una vivienda nueva y no estamos contentos con el aislamiento de las ventanas, tenemos la posibilidad de mejorar la eficiencia energética con algo tan sencillo como es la sustitución de las ventanas viejas.

Es importante tener en cuenta la orientación de la vivienda, si es un piso alto (donde el aire será uno de los elementos a evitar), e incluso los problemas de ruido de la zona.

¿Es mejor el Aluminio o el PVC? En anteriores artículos ya hablamos de esta cuestión que suelen plantear la mayoría de clientes. Y volvemos a afirmar que, según la relación Calidad-Precio, el PVC sería más recomendable que el Aluminio. Ojo: no cualquier ventana de PVC. Ni mucho menos todas las ventanas de PVC son iguales, al igual que no todas las ventanas de Aluminio son iguales.

También llevamos tiempo trabajando en Ventanas de Aluminio con Rotura de Puente Térmico que ya alcanzan unos niveles de aislamiento muy similares al PVC. Es importantísimo que los cristales sean Acústicos y que incorporen Gas Argón y Control Solar. Los cajones de las persianas deben llevar aislante para impedir la entrada de aire. Y además, es más que recomendable la automatización de las persianas para lograr un mayor aislamiento.

Aislar la vivienda a partir de la sustitución de las ventanas es posible y además, incide directamente en la factura energética, por lo que contribuiremos en la reducción de gases de efecto invernadero y ayudaremos a luchar contra el cambio climático.